Contra la juventud

Creo que nunca he sentido de cerca un acto medianamente racista cerca.

Comentarios al aire, frases hechas; pero esas noticias que salen por la tele ocurren en al tele, no en la vida real (la que pasa a mi alrededor y yo veo o siento).

Y ayer, en el bus de vuelta a casa, cuando quedábamos cuatro gatos, una abuela de forma muy amable le dijo al chico que tenía cerca (13-14 años, de piel morena) si le había cogido la cartera. Y su razonamiento era que la había estado mirando desde que se había montado en el bus, a ella. Su madre estaba sentada enfrente del chico y salió en su defensa.

Si me quitan la cartera estaría nerviosa, exigiría que se me devolviera. Insistiría en que revisaran al chico para que recuperarla.

Pero su afán era que, de forma educada, estaba preguntando si le había cogido la cartera, como quien pide la hora y luego da las gracias.

La madre del chico con el disgusto y la incredulidad de la acusación, mientras que la abuela de forma muy tranquila insistía en que ella preguntaba.

Me bajé del bus sin saber si acabaron llamando a la policía, si apareció la cartera y dónde.

Me parece tan increíble,

como el hecho que nadie hiciéramos nada, ni a favor de un lado o el otro, siendo espectadores de una historia que era en sí surrealista.

Anuncios

Diciembre

Llevamos un par de días por este mes, que cierra el año.

Llevamos pocas horas de sueño entre tanto madrugón.

Ahora escuchando (clásicos) de Maldita Nerea-

Hace un momento he leído un mail que llevaba postergando desde el jueves, sin encontrar un ratito para abrirlo si quiera. Me dejan, 

Es como un lunes que se gira, se cruza. Que vas donde no hay nadie que te espere. Teniendo cuidado con lo que se dice (sin necesidad aparente). Con dolor de tripas y sin cenar. 

Y me dejan.

Si quitamos el dramatismo, son cosas que pasan. Proyectos que no todo el mundo siente como propios, o que funcionan un tiempo y se acaba la vida útil.

Diciembre empieza duro. 

Quién sí y quién no

Y el mundo pone a la gente en su sitio.

llámalo olvido,

mientras, en un mundo paralelo, en clase me tocó ser el grupo de los científicos y el chico del ejemplo era químico,

a ver, señor que manejas el mundo, se supone que estoy volviendo a mi atrás para ir hacia delante, la química es algo que me estoy quitando, como un mal tatuaje,

pero ahí están los vocablos, no podía haberme tocado el grupo de los panaderos? que ahí no hay duda?

pasando por la biblioteca no he encontrado mi libro flechazo pero he sacado un dvd de Leonardo da Vinci; vamos a acercarnos al mundo del arte de una forma rápida, vamos a intentar hacer algo por mi parte de letras…

son las conclusiones a un día bastante estresante, que ha explotado donde no me lo esperaba (pero que no me extraña), que ha terminado realmente bien en mi caso, 

así que no nos quejemos más 

Contando las horas

Para mi no-39-cumpleaños, porque no cumpliré 39, pero como si los tuviera.

Estaba delante del espejo contando cicatrices, contando las suturas, y perdí la cuenta. Supongo que se hace balance de lo bueno y malo, como en la canción de Mecano. Hemos llegado a algún sitio? estamos donde queríamos estar?

Hace años que vi El chico y aunque podamos hablar de que es previsible, ñoña y muy disney (no sé si pertenece a la factoria, en realidad), me veo en Bruce Willis con el tic nervioso, histérico perdido, con el niño detrás preguntándole “somos piloto? que no somos piloto? pero al menos tendremos perro”. Obviamente, no tenían perro.

Recuerdo que dibujaba. Dibujaba mucho. A veces mejor que otras veces.

Cicatrices; me estaba poniendo algo de maquillaje para unificar el tono y vi un par de puntos. Están tan disimulados que a veces no me acuerdo que están ahí, cerca de la boca.

Tengo miedo de perder el control de las manos. De no dibujar nunca, de renunciar a algo que sale sólo (a veces mejor que otras veces). Y dejé de dibujar. Porque lo que no tienes, no duele.

Si crees que no lo necesitas, no duele.

Y así llevo años.

Noviembres

Es mi mes favorito, es el de mi doble cumpleaños.

Sin embargo, es triste. Estamos en otoño, hace frío, justo el de este año está siendo pasado por agua (el mes y la estación). Riada arriba, olas de cinco metros abajo.

Es triste porque se han ido dos tías, muy queridas, con 18 años de diferencia; pero como si fuera ayer,

Es la antesala del carrusel que será diciembre, desde el puente de la constitución hasta las uvas de fin de año, pero todavía se ve lejos.

Es pasear por una arboleda de árboles rojos, con hojitas que caen. Con viento y bufanda.

Una infusión calentita cerca del pecho.

Mantita en el sofá.

Escribir unas líneas en el ordenador, aclarando las ideas.