curioso

Como la vida cambia en un segundo…

siempre digo lo mismo pero hasta que no lo vives, no lo aprecias;

si somos tiquismiquis tendríamos que decir la millonésima parte de un segundo, pero no lo somos;

segundo en el que estás y en el que no estás; segundo que eres presente y luego pasado,

cuando escribía el principio del párrafo y ya voy por aquí.

Hace 10 años que se fueron dos personas a las que quería mucho. Una no lo decidió, “complicaciones de la operación” dijeron, y ya no le pongo ni flores porque tiene el consabido florero con flores de plástico. No sé dónde la encontraré el año que viene pues tienden a mudarlos cada cierto tiempo (si quieres, mi pitufo lleva 24 años en el mismo sitio).

La otra se fue antes o después, pero mañana es su día y no puedo olvidarlo.

Así el 17 se quedó marcado hace diez años por estas dos muchachas que, cada una a su manera, me dejaron más sola en este mundo.

Pero si algo nos enseña la vida (aunque no lo veas) es a crecer, a seguir creciendo y quizás un día te percates de ello, si no, pensarás que sigues en el proceso de seguir creciendo.

Yo me percaté, pero a pesar de eso quizás hoy sin rencores, para ninguna de las dos,

os mando un beso.

Una que sea feliz,

la otra que siga feliz y, de paso, que me conteste (jajajajajajaja)

Mañana 17 (o ya es hoy?) comienzo con un inhalador para super-parar a mis ovarios díscolos e irreverentes, no me hago responsable de lo que te diga.

Y el resto, Dios dirá.

Una décima de segundo

Anuncios