Martes y 13

Para los que creen en las supersticiones, que les vaya bien.

Yo llevo un par de días oficialmente en “cama” (cuatro si se cuenta el finde) y mira tú por donde, en lugar de estar sonándome los mocos (que también), me he puesto con el blog que lo tenía, por desgracia, muy abandonado.

En este par de años (tres si somos exactos) han pasado muchas cosas, las cuales han asomado por aquí. La principal es que no puedo tener hijos.

Nos sometimos a un tratamiento in vitro porque de forma natural no había manera y estuvimos dentro de ese 70% que no tiene éxito.

Fuimos hace ya 7 años largos a la consulta de la ginecóloga planteando el problema (quizás que no me venga la regla todos los meses es una causa, dije yo) y nos derivaron al hospital.

Nos dieron cita casi un año después, una eco por aquí, un semigrama por allá y la reunión final de “viendo los resultados y tal, sólo os serviría una in vitro”, cuatro años de lista de espera.

Todos te hacen preguntas, y te cuentan que si a fulanita le fue así y a menganita asá, y que si no vais por privado ($$$$$); resumiendo, mucha gente que con mejor o peor intención, se mete en tu vida, mujeres que han tenido hijos (vamos a decirlo así: “sin problemas en la concepción”), puestas en tratamientos y pastillas preguntándote que si no te han mandado tal o cual tratamiento o te han hecho tal prueba…

Aunque la peor frase es “eres joven”. Porque no es verdad. Los años pasan, la calidad ovocitaria se resiente (no a todas, pero es un factor a tener en cuenta),y con 36 ya no eres tan joven como con 32. Por dentro es como si fueras de 2º categoría.

Y con ese cuerpo, pero con muchas ganas, pensando que sería pan comido. Que nadie nos había dicho que sólo un tercio de las in vitro sigue adelante, que sólo tienes dos intentos en la seguridad social..en noviembre de 2013 empezamos nuestro mini calvario.

Anuncios

#embarazo, #espermatozoides, #familia, #ilusiones, #in-vitro, #ovulos, #pinchazos