Viajar hacia…

Hacia la aventura.

Hacia lo desconocido, encontrar algún tesoro (con pala e isla desierta). Con Barbanegra y luego con Indiana Jones, con los tres mosqueteros y Paolo Coelho.

Leer me ha servido para viajar. Es el típico tópico, pero te lleva a tantos mundos, realidades iguales o peores a la tuya. Otras que son de cuento.

Todas se acaban cuando cierras el libro y vuelve cuando lo retomas, o relees.

Creo que hasta Harry Potter el libro que más tenía manoseado era Los tres mosqueteros, seguido de Mujercitas. No me gustó Migues Strogoff, sufrí. Nunca entendí del todo a Verne y las novelas de mayores (sin amor) me encantaban,

El día que conocí las novelas románticas dejé a un lado a los espadachines y los detectives.

Hasta que llegaron Alatriste y el comisario Brunetti. Los héroes de la edad adulta. Con sus fallos de guión y sus historias desgranadas en cada capítulo.

Hace años que viajar dejó de ser sinónimo de un billete y unas maletas.

Anuncios